Quinto error de concepto: Idea falsa sobre la Esclavitud

La esclavitud contradice los conceptos islámicos de igualdad y libertad personal plena. Además, es una vio-lación de los derechos humanos.

Respuesta al error sobre la esclavitud

El sistema de esclavitud que el Islam toleró en un principio era en muchos aspectos distinto del de otras sociedades, del que extendió Europa en África y Améri-ca, y lo que mucha gente ve como esclavitud según las prácticas de los griegos, romanos y colonialistas. El Islam toleró inicialmente el sistema de esclavitud porque era una parte aceptada e incorporada a las condiciones sociales y económicas de esos tiempos, pero se propuso un plan de erradicación a largo plazo. El sistema de esclavitud era un fenómeno mundial con muchos sectores vitales que dependían de la mano de obra esclavizada y era aceptada y reconocida en las religiones anteriores. Tal como dice en la Biblia:

Cuando te acerques a una ciudad para sitiarla, le pro-pondrás la paz. Si ella te la acepta y te abre las puertas, toda la gente que en ella se encuentre salvará su vida. Te pagarán impuestos y te servirán. Si no acepta la paz que tú le propones y te declara la guerra, la sitiarás. Y cuando Yahvé, tu Dios, la entregue en tus manos pasa-rás a cuchillo a todos los varones, pero las mujeres y niños, el ganado y las demás cosas que en ella encuen-tres, serán tu botín y comerás de los despojos de tus enemigos que Yahvé te haya entregado. Así harás con todas las ciudades que estén muy distantes de ti, y que no sean de aquellas de las cuales has de tomar pose-sión. En cambio, no dejarás a nadie con vida en las ciudades que Yahvé te da en herencia, sino que las des-truirás conforme a la ley del anatema, ya sean heteos, amorreos, cananeos, fereceos, jeveos y jebuseos. Así te lo tiene mandado Yahvé, tu Dios
[Deuteronomio 20:10-17]

El castigo físico a los esclavos era algo común y aceptado en la sociedad Judaica:

Si un hombre golpea a su siervo o esclava con un palo, si mueren en sus manos, será reo de crimen. Más si so-breviven uno o dos días no se le culpará, porque le pertenecían.
Éxodo 21:20-21

En ningún punto de la Biblia consta alguna prohibición de la esclavitud y esto lleva a que muchos proclamen, tal como Jefferson Davis, presidente de los Estados Confederados de América dijo:

“[La esclavitud] fue establecida por decreto de Dios… está sancionada en la Biblia, en ambos Testamentos, del Génesis a la Revelación… ha existido en todas las eras, se ha encontrado en las más altas civilizaciones, y en pueblos de gran desempeño en las artes”.
[Dunbar Rowland citando a Jefferson Davis, en .Jefferson Davis., Volúmen 1, Página 286, ver también Jefferson Davis.s "Inaugural Address as Provisional President of the Confederacy, Montgomery, AL, 1861- FEB-18, Confederate States of America, Congressional Journal, 1:64- 66.Disponible ent: http://funnelweb.utcc.utk.edu/~hoemann/jdinaug.html]

Considerando este entorno mundial, la ley islámica si-guió un plan gradual y a largo plazo para eliminar la esclavitud de la sociedad. No encontramos ningún man-damiento que ordene directamente detener súbitamente la esclavitud, sino, más sabiamente, las fuentes de escla-vitud fueron restringidas y disminuidas gradualmente, prohibiendo la cacería de nuevos esclavos y fomentando la emancipación de los ya esclavizados. Además, se aplicaban estrictas reglas de conducta justa y honorable a la hora de tratar con los esclavos, permitiéndoles comprar su propia libertad.

La primera etapa se trataba de liberar a los esclavos en su mente y corazón. Eran instruidos para que se sintieran libres, sanos y capaces por dentro y se desalentaban los sentimientos inferioridad o de sometimiento acerca de sí mismos. El Islam reconstruyó el sentimiento y la integridad humana en los corazones y las mentes de los esclavos llamándolos hermanos ante sus amos y dueños. Dijo el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

“Sus trabajadores son sus hermanos. Dios los puso a su servicio. Quien tenga uno de sus hermanos trabajando para él, debe darle de comer lo que él come, vestirlo co-mo él se viste y no asignarle tareas que no puede hacer. Y si lo hace, debe ayudarlo”.
Al-Bujari

Los esclavos tenían derechos establecidos. Los manda-mientos del Corán y la práctica del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) ordenaban a los mu-sulmanes ser buenos y amables con sus esclavos. Dios les dijo en el Sagrado Corán:

[Adorad a Dios y no Le asociéis nada. Sed benevolen-tes con vuestros padres, parientes, con los huérfanos, pobres, vecinos parientes y no parientes, el compañero, el viajero insolvente y con vuestros esclavos. Dios no ama al arrogante jactancioso.]
(4:36)

La constante preocupación de los Profetas por sus escla-vos se demuestra por el hecho de que en su lecho de muerte, el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) les ordenó a los musulmanes, como último pedido, que cumplan sus oraciones y liberen a sus esclavos.

También fue registrado que dijo:

“Todo aquel que castre a un esclavo, deberá ser castrado el también”.
Mustadrik Hakim 4/409 n° 8100

La esclavitud, según la concepción islámica, se limitaba sólo al servicio de trabajo físico, no existiendo conver-siones forzadas a la fe de su amo. El esclavo tenía derecho a mantener su propia fe. El Islam establece el mejor ejemplo de igualdad humana al hacer que la superioridad se base en la piedad y la probidad moral. El Islam creó la hermandad o unidad de vínculos entre los esclavos y sus amos a través del excelente ejemplo del Mensajero de Dios, cuando ofreció en matrimonio a su prima, Zainab, una noble dama de la respetada tribu de Quraish, a un esclavo liberto llamado Zaid bin Harizah. Este último luego fue designado como líder del ejército que incluía a algunos de los más conocidos Compañeros del Mensajero de Dios.

El Islam seguía dos métodos principales para eliminar la esclavitud de la sociedad islámica y que ponía en práctica para evitar confusión y caos en la sociedad. Estos métodos no creaban animosidad ni odio entre las distintas clases de la sociedad islámica, ni iban en detrimento de las situaciones socioeconómicas prevalecientes.

El primer método: Eliminar y restringir las fuentes de la esclavitud, que eran muy vastas en cierto momento de la historia. Las fuentes de la esclavitud antes del Islam eran muchas y no sólo guerras mediante las cuales los soldados derrotados eran capturados y luego esclavizados. La piratería y los secuestros de personas eran otra fuente común mediante la cual las personas secuestradas eran tomadas y vendidas como esclavos.

Si una persona tenía una deuda financiera, podía ser esclavizada por su acreedor. Otra fuente de esclavitud era la práctica de los padres de vender a sus hijos o hijas como esclavos. Una persona podía vender su propia libertad contra el pago de una cierta suma. Muchos delitos eran castigados imponiéndole la esclavitud al acusado. El delincuente se convertía en esclavo de la víctima o de sus familiares o herederos. Los hijos de los esclavos, aún si el padre era un hombre libre, era otra fuente de esclavitud.

El Islam bloqueó todas esas fuentes con dos excepciones legítimas, las cuales eran totalmente lógicas dadas las circunstancias de esos tiempos.

(1) Prisioneros de una guerra declarada legítimamente por un gobernante musulmán. Cabe destacar que no to-dos los soldados prisioneros de guerra eran declarados esclavos, sino que algunos eran liberados y a otros se les daba la oportunidad de pagar una fianza. Esto se basa en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

[Cuando os enfrentéis a los incrédulos, combatidles hasta que los derrotéis, y entonces apresadles. Luego, si queréis, liberadles o pedid su rescate. Sabed que esto es para que cese la guerra, y que si Dios hubiese queri-do, os habría concedido el triunfo sobre ellos sin enfrentamientos, pero quiso poneros a prueba con la guerra; y a quien caiga en la batalla por la causa de Dios, Él no dejará de recompensar ninguna de sus obras.]
(47:4)

Los enemigos del Islam utilizaban todos los medios para detener el progreso y expansión del Islam en los primeros tiempos. Los no musulmanes de aquellas épocas capturaban musulmanes como prisioneros de guerra, y por lo tanto los musulmanes hacían lo mismo en retribución.

(2) Esclavo heredado de padres esclavos. Ese hijo era también considerado esclavo. Sin embargo, si una per-sona se casaba con esclava, el producto de esta relación es un hijo libre que toma el linaje de su padre libre. En tal caso, la esclava es llamada “madre de un hijo libre” y no puede ser vendida ni dada como obsequio y debe ser liberada al morir su amo.

El segundo método de eliminación de la esclavitud im-plicaba fomentar y expandir las formas de liberación de esclavos. Originalmente, la única manera de liberación era la voluntad del amor de liberar a un esclavo. Previo antes del advenimiento del Islam, un esclavo era consi-derado esclavo toda su vida y el amo que lo liberaba en ocasiones tenía que pagar una multa.

El Islam introdujo la práctica de auto-liberación de esclavos, por la cual ellos podían pagarles a sus amos un monto pactado para comprar su propia libertad. El amo también recibía la posibilidad de liberar al esclavo en cualquier momento sin mediar pago de ninguna obligación o multa. Algunos de los métodos prescriptos para liberar a los esclavos se mencionan a continuación:

1) Expiación de pecados: La expiación por una muerte accidental consistía en la liberación de un esclavo musulmán creyente, además del pago de una indemnización a la familia afectada. Esto se basa en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

[Un creyente no debe matar a otro creyente, salvo que lo hiciere por error. Quien mate a un creyente por error deberá liberar a un siervo creyente y pagar una indem-nización a la familia de la víctima, a menos que ella se la condone. Y si era creyente pero su familia pertenecía a un pueblo enemigo, deberá liberar un siervo creyen-te. Pero, si pertenecía a un pueblo con el que mantenéis un pacto, deberá pagarle la indemnización a la familia de la víctima y liberar a un siervo creyente. Y quien no esté en condiciones de hacerlo deberá ayunar [las horas de luz de] dos meses seguidos, como una expiación dispuesta por Dios. Dios es Omnisciente, Sabio.]
(4:92)

2) Expiación por juramento de repudio (Dhihaar): Esto se basa en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

[Quienes repudien a sus mujeres diciéndoles: ¡Tu es-palda es para mí intocable como la de mi madre!, y luego se retracten, deberán liberar a un siervo como expiación antes de cohabitar nuevamente. Así es cómo se os escarmienta. Y sabed que Dios está bien informa-do de cuánto hacéis.]
(58:3)

3) Expiación por romper un juramento: Esto se basa en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

[Dios no os castigará por los juramentos [que hagáis] sin intención, pero sí por los que hayáis hecho delibe-radamente. Éstos deberán expiarse alimentando a diez pobres como soléis alimentar a vuestra familia, o vis-tiéndoles, o liberando a un esclavo. Quien no encuentre los medios [para hacer una de estas tres op-ciones] deberá ayunar tres días. Ésta es la expiación pa-ra vuestros juramentos [si no los cumplís]. No os acostumbréis a jurar, y cuando lo hagáis cumplid. Así es cómo Dios explica Sus leyes para que seáis agrade-cidos.]
(5:89)

4) Expiación por romper el ayuno durante el mes de Ramadán: Un ejemplo de esto es el incidente del hombre que vino ante el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) diciéndole:

‘¡Oh, Profeta de Dios! ¡Me he arruinado! El Mensajero de Dios le preguntó: ‘¿Por qué?’. El hombre le informó al Mensajero de Dios que había mantenido relaciones se-xuales con su esposa durante las horas de ayuno del día en el mes de Ramadán. El Mensajero de Dios le preguntó al hombre: ‘¿Tienes un esclavo para liberar?’. El hombre respondió negativamente. El Mensajero de Dios le preguntó: ‘¿Tienes los medios para dar de comer a sesenta personas pobres?’. El hombre respondió también negativamente. Mientras el hombre y el resto de las personas estaban sentados, al Mensajero de Dios le trajeron unos dátiles frescos. El Mensajero de Dios preguntó por el hombre que cometió el pecado y éste se acercó. El Mensajero de Dios le dijo: ‘Toma estos dátiles y dalos de comer a los pobres en caridad expiación por tu pecado’. El hombre respondió ‘¡Oh, Profeta de Dios! ¡Por Dios! No hay familia más pobre en toda la ciudad de Medinah que la mía’. Al oír esto, el Mensajero de Dios sonrió de tal manera que se le vieron los dientes y dijo: ‘Entonces toma estos dátiles y dale de comer a tu familia’.
Al-Bujari, Hadiz n° 1834

Una persona que tiene que pagar expiación por su peca-do y tiene los medios financieros para hacerlo pero no posee un esclavo para liberar puede comprar un esclavo, si es posible, y liberarlo en expiación por su pecado.

5) La liberación de esclavos era considerada uno de los actos de caridad más apreciados por Dios: Dice Dios, Alabado sea, en el Sagrado Corán:

[…pero nunca realizó una gran obra. ¿Y qué te hará comprender qué es una gran obra? Es liberar a un es-clavo.]
(90:11-13)

Además, las palabras del Mensajero de Dios junto con sus acciones, en este sentido, alentaban a las personas a liberar esclavos por la causa de Dios. Dijo el Profeta:

“Todo aquel que libere un esclavo, Dios liberará su cuerpo del Fuego del Infierno, liberando una parte del cuerpo por cada esclavo liberado, incluso sus partes ín-timas por la liberación de las partes íntimas de un esclavo liberado”.
Muslim, Hadiz n° 1509

Además, ha sido reportado que el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

“Visiten al enfermo, den de comer al hambriento y libe-ren al esclavo”.
Al-Bujari, Hadiz n°

6) Anunciar la libertad al siervo: Si un amo anuncia cualquier palabra o sinónimo de libertad, liberación o librar al esclavo de su esclavitud, aún si lo hace bromeando, el esclavo queda liberado instantáneamente. Esto se basa en las siguientes palabras del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

“Existen tres asuntos que si los pronuncian seriamente o en broma, representan un compromiso. Los mismos son: El divorcio, el matrimonio y liberar un esclavo”.
Al-Bujari

7) Liberar a un esclavo en el testamento: Uno de los me-dios para liberar un esclavo es a través del testamento. El testamento puede ser escrito, anunciado verbalmente, o de manera similar. Si el amo declara de cualquier forma que su esclavo será hombre libre al morir el amo, el esclavo se asegura la libertad después de la muerte de su amo. Como medida de precaución, el Islam prohíbe vender o regalar un siervo después de tal declaración. Si una esclava recibe tal promesa y el propietario la toma como su concubina, el niño que nazca como producto de la relación también será libre. De igual manera, la esclava, en tal caso, no ha de ser vendida ni regalada a un tercero, sino que debe también ser liberada.

8) La liberación de esclavos es uno de los canales pro-puestos para el pago del Zakat (la contribución social obligatoria): Esto se basa en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

[Ciertamente que el Zakat es para los pobres, los me-nesterosos, los que trabajan en su recaudación y distribución, aquellos que [por haber mostrado cierta inclinación por el Islam o haberlo aceptado reciente-mente] se desea ganar sus corazones, la liberación de los esclavos, los endeudados, la causa de Dios, y el via-jero insolvente. Esto es un deber prescripto por Dios, y Dios es Omnisciente, Sabio.]
(9:60)

9) Expiación por golpear a un esclavo: El Islam requiere liberar al esclavo si su amo lo golpea en el rostro o lo abofetea. Esto se basa en el dicho del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) que dice:

“Todo aquel que golpee o abofetee a su esclavo o esclava en el rostro deberá pagar una expiación otorgándole la libertad”.
Muslim, Hadiz n° 1657

10) Contratar la libertad para un esclavo: Esto implica la situación en la que un esclavo le pide a su amo comprar su libertad por una suma de dinero que ambos acuerdan. Si un esclavo le pide a su amo que le otorgue dicho contrato de liberación, el mismo se vuelve vinculante para el amo quien debe otorgárselo al esclavo. En dicho caso, el esclavo tendrá la libertad de comprar, vender, intercambiar, ser dueño y trabajar para acumular el dinero necesario para pagar su libertad.

Así el trabajo para su amo se hará por un salario específico.De hecho, el Islam ha ido aún un paso más adelante al pedir donaciones, asistencia y apoyo para dichas personas por parte de las personas pudientes de la sociedad islámica. Incluso el amo es instado a descontar parte del dinero acordado, o darle al esclavo facilidades de pago para ayudarlo a obtener su libertad. Esto se basa en el versículo del Sagrado Corán, cuyo significado se traduce de la siguiente manera:

[Y si alguno de vuestros esclavos o esclavas os piden la manumisión, y sabéis de su honestidad, otorgádsela, y ayudadle [a pagar la manumisión] dándole parte de las riquezas con las que Dios os ha agraciado.]
(24:33)

En pocas palabras, podemos decir que el Islam no legalizaba ni fomentaba la esclavitud, sino que establecía leyes y normas que contribuyeron significativa y efectivamente a restringir las fuentes de esclavitud y liberar definitivamente a los esclavos.