Derechos del gobernante sobre el pueblo

El concepto de este derecho se encuentra en el contenido de este versículo del Sagrado Corán:

[¡Oh, creyentes! Obedeced a Dios, obedeced al Mensa-jero y a aquellos de vosotros que tengan autoridad y conocimiento. Y si discrepáis acerca de un asunto remi-tidlo al juicio de Dios y de su Mensajero, si es que creéis en Dios y en el Día del Juicio, porque es lo mejor y el camino correcto.]
(4:59)

Las siguientes son algunas de las directivas de cumpli-miento exigido a un musulmán:

Obedecer al gobernante en tanto y en cuanto éste no le ordene cometer ningún acto perverso. Así lo dicen las enseñanzas del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

“Escuchen y obedezcan a su gobernante, aún si es un esclavo etiope quien ha sido nombrado siem-pre y cuando actúe según el libro de Dios.”
Muslim, Hadiz n° 1838

La obediencia a un gobernante musulmán que ac-túa según el Corán es una extensión de la obediencia a Dios, y viceversa. Todo acto de desobediencia a las órdenes de un gobernante que actúa según el Corán es, de hecho, un acto de desobediencia a Dios.

El gobernante musulmán debe recibir consejos sinceros que le sean beneficiosos a él, a la comu-nidad y a toda la nación. Al gobernante musulmán se le debe recordar sus obligaciones y ser exhortado a mantenerse creyente a su jura-mento de servir al pueblo. Esto se basa en las siguientes directivas del Sagrado Corán:

[Y habladle cortésmente, para que así recapacite o tema a Dios y se arrepienta.]
(20:44)

El Profeta dijo:“La religión es consejo”. Le dijimos: ¿Por quién? Él respondió: “Por Dios y por Su Libro, por Su Profeta, por los líderes de los musulmanes y por el pue-blo”.

El pueblo debe apoyar al gobernante musulmán durante tiempos de crisis. Los musulmanes deben obedecer a su gobernante y no dejarlo de lado ni provocar a la gente en su contra instigando así problemas y males mayores. Esto se basa en las siguientes instrucciones del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

“Cuando el pueblo se encuentra unido en el liderazgo de un gobernante recto, y alguien viene a sembrar sedición, condenadle”.