Derechos de los parientes

Los parientes tienen derechos específicos que les otorgan atención, visitas y apoyo especiales. El musulmán pudiente debe brindar asistencia a sus parientes, dando prioridad a los más cercanos en parentesco, y luego continuar en orden de cercanía familiar. El musulmán debe apoyar a sus hermanos y parientes en tiempos de necesidad y compartir sus preocupaciones. En el Sagrado Corán encontramos las siguientes palabras de Dios:

[¡Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Dios, en Cuyo nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Dios os observa]
(4:1)

El Islam alienta al musulmán a ser bueno con sus parientes aún si éstos no lo son con él, y le pide que continúe sus relaciones aún si éstos las cortan. Boicotear a los parientes y miembros de la familia se considera un pecado grave en el Islam, tal como dice Dios en el Sagrado Corán:

[Si no obedecéis, corromperéis la Tierra y cortaréis los lazos familiares. ¿Acaso esto os agrada? Éstos son a quienes Dios ha maldecido haciendo que se comporten como sordos y ciegos]