Sobre la conservación y la seguridad de los recursos naturales: la propiedad pública

Las reservas de recursos naturales son propiedad públi-ca y el ingreso generado por los recursos naturales debe ser depositado en el Tesoro Público para financiar las necesidades de la sociedad. Dichos recursos no deben ser propiedad privada de un grupo o clase de personas o individuos privilegiados. Las ganancias de dichos recursos deben utilizarse solamente para el bienestar público. Es responsabilidad de la sociedad islámica vigilar esta propiedad contra el ataque de cualquier intruso o agresor. Toda explotación ilícita de los recursos naturales comunes está prohibida según las enseñanzas y principios islámicos. Dios manifiesta en el Sagrado Corán:

[Comed y bebed del sustento de Dios y no obréis mal en la Tierra, corrompiéndola]
(2:60)

Además, esto se basa en las siguientes palabras del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

“Los seres humanos son socios en tres asuntos (recursos naturales): Agua, campos de pastoreo y fuego (combus-tible)”.