El Islam y la conservación de los cinco derechos esenciales de la vida

Introducción

El Islam, como el último y perfecto mensaje de Dios a la humanidad, tiene como meta establecer a través de sus principios el marco legal y código ético para una socie-dad ideal, con un equilibrio entre la protección de los derechos del individuo y los derechos de la sociedad sobre el individuo.

Una manera de alcanzar esta meta es ofrecer las herramientas esenciales que les aseguran a los individuos sus derechos plenos sin perjudicar el bien público. Si todos los miembros de la sociedad gozan de su derecho a la paz, la tranquilidad, la libertad y la disponibilidad general de todos los suministros humanos básicos, equilibrados con el bienestar público, tendrán todos la oportunidad de vivir una vida fructífera plena de satisfacción.

Esto fue definido por el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), cuando dijo:

“Todo aquel que se levante (en la mañana) sintiendo que está seguro en su comunidad, libre de enfer-medades en su cuerpo, y con suficiente provisión para un día, es como si fuera dueño del mundo entero”
Registrado por at-Tirmidhi, n° 2346 y verificado como aceptable

El Islam formula un sistema único de derechos y obliga-ciones que provee y conserva los siguientes cinco derechos básicos de la existencia humana:

  1. Protección del derecho a la religión
  2. Protección de la integridad del ser
  3. Preservar la salud mental
  4. Conservación del Honor y la Familia
  5. Preservar la propiedad privada y pública
  6. Paz y seguridad
  7. Sustento y alimentos sanos para todos
  8. Instalaciones sanitarias adecuadas y apropia-das

Todas las sociedades humanas en que podamos pensar han diseñado sus propios sistemas para conservar estos derechos humanos básicos, y aquí destacaremos los as-pectos únicos del sistema islámico. Antes de discutir cuáles son los derechos básicos con más detalle, repasa-remos algunas observaciones generales acerca del término “equidad”, muchas veces malentendido.